Imagen de la campaña

Beber “lo normal” puede ser demasiado

Posted on

El consumo de alcohol es problema de salud pública. Es una sustancia psicoactiva, una droga, con gran arraigo social, forma parte de nuestra vida social y cultural y en general se observa una excesiva permisividad en el consumo incluso abusivo de bebidas alcohólicas. Pero al mismo tiempo se rechaza todo lo que suena a alcoholismo así como las conductas que se asocian con su consumo (agresiones, conducción temeraria, etc.) Es la sustancia psicoactiva que más se consume y que más daños genera a nivel social y personal.

El uso y abuso de drogas, y por ende del alcohol, dependen en parte de la percepción individual de los riesgos y beneficios asociados a su consumo, y ésta a su vez está muy relacionada con la percepción social de los mismos.

En una sociedad donde el consumo del alcohol está tan normalizado, la percepción del riesgo se reduce significativamente frente al resto de sustancias, provocando que aumente tanto el número de personas que consumen como la cantidad consumida. Se bebe para socializar, celebrar, por placer sin pensar que un consumo excesivo o intensivo puede provocar situaciones no deseadas (accidentes, agresiones, lesiones,…)

Una imagen social tolerante y una publicidad engañosa han contribuido a minimizar sus efectos negativos y normalizar su consumo. La actitud permisiva de la población adulta hacia el consumo se ha ido configurando sobre la costumbre, el rito o la cotidianidad de las relaciones sociales, asumiéndola con normalidad.

Imagen de la campaña

Imagen de la campaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>